background-image
background-image
Noticias
Entrevista con James Suckling

Celebra cuatro décadas como uno de los críticos de vinos con mayor prestigio y reconocimiento mundial. Nacido en Los Ángeles en 1958 pero asentado desde hace años en tierras asiáticas, su web es una referencia de enorme valor para productores y aficionados de todo el planeta que devoran -devoramos- sus catas, artículos y rankings.

 

¿Ha cambiado mucho aquel joven Suckling que comenzaba en 1981 como editor en Wine Spectator?

Ciertamente soy diferente y tengo canas para demostrarlo…. Ya en serio, he probado y valorado unos 250.000 vinos en mi vida y he pasado décadas viajando, recorriendo los viñedos y hablando con los bodegueros.  Sin duda, comprendo mucho mejor este mundo y estoy impresionado por la cantidad de vino de excelente calidad que se elabora hoy en día en todo el mundo. Creo que nunca ha existido un mejor momento para ser un consumidor de vino.

 

¿Ha sido 2020 el año más difícil en estas cuatro décadas? ¿Ha echado mucho de menos poder viajar por el mundo, realizar sus reportajes y catas en las distintas zonas vinícolas, el contacto con bodegueros, la celebración de eventos, etc.?

Ha sido difícil pero a la vez gratificante. He podido trabajar mucho más con mi equipo de quince personas desarrollando más nuestra cobertura de vinos con casi todo con base en Hong Kong. Y ha funcionado, con más de 18.000 vinos calificados el año pasado y cientos de llamadas de Zoom y entrevistas con productores. Las suscripciones a nuestro sitio web se han duplicado. Por suerte, estamos en Hong Kong y hay un sistema sin impuestos sobre los vinos, por lo que el envío y la logística a la isla son muy fáciles.

 

En su opinión, ¿qué influencia tendrá la pandemia en el mundo del vino, especialmente en cuanto a su comercialización, aparición de nuevos formatos,…?

Creo que la gente seguirá comprando más vino on line y deseará tener experiencias tanto on line como off line en restaurantes, tiendas de vino, comidas en casa y visitas a bodegas.

 

Su web jamessuckling.com ha cumplido 10 años. ¿Qué balance hace de esa transición que realizó del papel a lo digital?

Siempre fuimos digitales. Me alegro de que el mundo nos haya alcanzado (bromeando) Ahora todo es digital. No recuerdo la última vez que compré un periódico o una revista.

 

Desde entonces, usted y su equipo han catado y puntuado más de 120.000 vinos de todo el mundo. ¿Cómo se cata y se gestiona tal volumen de vinos?

Cuento con un sólido equipo de cata en Hong Kong, así como con los mejores catadores de China, Alemania y Australia. Todos estamos sintonizados juntos y creemos en las mismas ideas y conceptos para el vino. Nos gustan los vinos equilibrados y reales que reflejan su procedencia.  Y estamos muy bien organizados con la logística y los sistemas informáticos para hacer un seguimiento de los vinos que reseñamos. Actualmente calificamos unos 500 vinos a la semana.

 

¿Qué características debe tener un vino para que usted le conceda 100 puntos?

Un vino de 100 puntos tiene un equilibrio y un carácter increíbles, con todo en su sitio y debe conllevar un increíble impulso emocional en la experiencia de degustarlo y beberlo. La emoción es algo muy humano y cuando un vino te llega al corazón y al alma, debe tener 100 puntos.

 

Como curiosidad, en sus viajes por el mundo lleva sus propias copas diseñadas por una firma francesa de gran prestigio. ¿Qué tienen de especial esas copas?

Me gusta su diseño (obviamente) y muestran los vinos de forma clara y transparente. Muchas otras copas, como la Zalto, los micro-oxidan y cambian su carácter. Además, puedo utilizar la copa para todos los vinos. Es universal. Fue diseñada en homenaje a la clásica clase Riedel de 1958 para tintos, que empecé a utilizar en los años 80.

 

En 2018 fundó ‘James Suckling Wine Central’ en Hong Kong. ¿Cómo definiría este lugar tan especial?

Es el restaurante de mi mujer y lo consideramos nuestra casa, con más de 500 vinos por copa con Coravin y unos 800 vinos en la carta, desde Chardonnays actuales de Uruguay hasta antiguas botellas de Barolo. También tenemos una buena selección de vinos españoles. La comida es coreana y americana ya que yo soy americano y ella coreana. Como y bebo allí casi todos los días. Tenemos de todo, desde filetes orgánicos de California y pollo coreano hasta tacos y kimchi. Es divertido.

 

Su influencia como crítico es mundial pero especialmente importante en el continente asiático. ¿Sigue creciendo allí el interés por el mundo del vino?

El interés por los vinos finos está creciendo en toda Asia, especialmente en China, Corea, Tailandia y Japón, incluso en Vietnam. Nos siguen en toda Asia a través de varias plataformas y de revistas de lujo como Prestige y Noblesse. Sin embargo, Norteamérica es nuestro mercado más fuerte. Calculamos que tenemos unos 4 millones de seguidores en todo el mundo gracias a nuestra web, las redes sociales, las colaboraciones con revistas y a Masterclass.com. Nuestros canales en redes sociales como Facebook e Instragram suelen llegar a 1,5 millones de personas semanales.

 

Hablemos de España. ¿Cuál es su opinión sobre el posicionamiento real de nuestro vino en el mundo?

Creo que España aún tiene mucho trabajo que hacer para posicionar mejor sus vinos, especialmente en Asia. El mundo occidental lo ve todavía como un productor de vinos de excelente valor con unos pocos grandes vinos. Y Asia no lo conoce realmente. Pero España es mucho más que eso. Nos encantan sus vinos y su carácter único. Y apreciamos que se haya pasado de los vinos sobreextraídos y con exceso de alcohol a vinos más frescos y maravillosamente bebibles fruto de la verdadera tradición de España.  El mundo de la comida y el vino es impresionante y hay que comunicarlo mejor. Estamos deseando realizar nuestras catas de vino español este verano, que realizaremos en Hong Kong.

 

He viajado muchas veces a Rioja. ¿Qué le diría a un nuevo consumidor sobre sus vinos?

Rioja es el corazón y el alma de los vinos españoles. Probablemente me enamoré cuando leí sobre ellos en algunos libros de Hemingway en los años 70 y luego fui a España en 1983. Pero disfruto viajando a Rioja todos los años y degustando y sintiendo la alegría de España.

 

Los vinos de La Rioja Alta, S.A. acostumbran a aparecer destacados en sus informes sobre Rioja. ¿Qué destacaría de la trayectoria enológica de nuestra bodega?

Os aferráis firmemente a las tradiciones españolas y elaboráis vinos auténticos y de gran calidad. Estáis y estaréis siempre en la psique del vino español.

 

La última. Elija una cosecha y un vino de La Rioja Alta, S.A. para disfrutar en su próximo viaje a Haro que, esperemos, pueda ser pronto…

Me gustaría volver a probar el Gran Reserva 890 de 2005. Me encantó su increíble personalidad y sensibilidad de un Rioja clásico.

 

 

 

 

* Acepto la política de privacidad de la Rioja Alta S.A.

Gracias ¡Gracias por tu consulta!

Recibirás la respuesta en los próximos días.
left
Contacte con nosotros

Acepto la política de privacidad de La Rioja Alta, S.A. Privacidad